Nutrición animal
 

 

Tema 5. La digestión de los alimentos
 

 
Objetivos del tema:  Los alumnos han de ser capaces de:  
    - saber explicar los principales aspectos de la digestión de nutrientes en monogástricos  
    - saber utilizar el concepto de digestibilidad aparente y verdadera  
    - saber explicar los principales factores que determinan la digestibilidad de los nutrientes
Esquema del tema:  
El sistema digestivo de los monogástricos  
La digestión de los carbohidratos  
La digestión de las proteínas  
La digestión de las grasas  
La digestión de otros nutrientes  
La digestibilidad aparente y verdadera  
     a) Los métodos para determinar la excreción endógena  
     b) Los métodos para determinar la digestibilidad aparente:  
     c) Otros métodos para determinar la digestibilidad de los nutrientes:  
Los factores que determinan la digestibilidad de los nutrientes  
AUTOEVALUACION


 
 


 
1.- El sistema digestivo de los monogástricos.  

En el aparato digestivo se segregan los enzimas que catalizan la hidrólisis de los principios inmediatos contenidos en los alimentos ingeridos; se produce así la liberación y absorción de los nutrientes contenidos en la ración de los animales. 
 

Esquema del aparato digestivo de los monogástricos
 
En los monogástricos la insalivación de los alimentos tiene una función principalmente lubrificante. Por el esófago llegan los alimentos al estómago donde se segrega el jugo gástrico que contiene pepsina, ácido clorhídrico (asegura un pH 2.0 óptimo para la acción de la pepsina, además de ejercer una acción antiséptica al destruir la mayor parte de los microorganismos del alimento), lipasa (poco activa porque precisa un pH básico), y mucina (proteje a la mucosa gástrica del ataque de la pepsina).  

La mezcla de alimento y jugo gástrico pasa al intestino delgado donde se segrega el jugo pancreático (con amilasa, proteasas, y lipasa), el jugo entérico (con peptidasas y sacaridasas, y bicarbonato y fosfato que neutralizan el ácido clorhídrico del jugo gástrico: el pH del intestino delgado es casi neutro), y la bilis (que emulsiona y saponifica las grasas, facilitando su hidrólisis).  

Las hidrólisis enzimáticas que ocurren en el duodeno permiten la liberación de los nutrientes. En el estómago se absorben minerales, vitaminas, agua y ciertos medicamentos; no se absorben más nutrientes porque estos aún no han sido liberados  de los alimentos. En el duodeno y yeyuno se absorbe la mayor cantidad de nutrientes: glucosa, ácidos grasos, glicerina, aminoácidos, vitaminas, minerales y agua. Es importante tener en cuenta que los mamíferos pueden absorber durante las primeras horas de vida, por pinocitosis (sin hidrolizarlas a aminoácidos), las moléculas completas de inmunoglobulinas del calostro.  
    

                 PRINCIPALES ENZIMAS DIGESTIVAS 
 Enzima       Fuente       Glándula      Sustrato      Producto  

 Pepsina      Jugo           Pared         Proteínas     Péptidos,  
                     gástrico     estómago                       Aminoacidos  

 Amilasa      Jugo           Pancreas    Almidón      Maltosa  
                     pancreático  
  
 Proteasas   Jugo           Pancreas     Proteínas,   Péptidos,  
                     pancreático                    Péptidos     Aminoácidos  

 Lipasa       Jugo           Pancreas     Triglicéridos  Acidos grasos,  
                    pancreático                                            Glicerina  

 Peptidasa  Jugo           Pared          Péptidos      Aminoácidos  
                    entérico     duodeno  

 Maltasa     Jugo           Pared           Maltosa       Glucosa  
                    entérico     duodeno  

 Sacarasa   Jugo          Pared           Sacarosa     Glucosa,  
                   entérico     duodeno                           Fructosa  

 Lactasa     Jugo          Pared           Lactosa       Glucosa,  
                   entérico     duodeno                          Galactosa  

 (Sales       Bilis           Hígado         Grasa          Emulsión  
 biliares)

    
El alimento no digerido en el estómago y duodeno pasa al intestino grueso, donde la flora microbiana puede fermentar parte de los nutrientes que llegan al ciego y colon; no obstante, salvo en el caso de los monogástricos herbívoros ó en el caso de cerdos alimentados con bastante forraje, la acción microbiana en el intestino grueso no es importante en el resto de monográsticos. Por otra parte, las fermentaciones intestinales de proteínas y carbohidratos pueden dar lugar a diarreas, como se estudiará más adelante. En el ciego y colon se absorbe agua y los productos obtenidos en la fermentación microbiana (ácidos grasos volátiles, grupos aminos, y cantidades más ó menos importantes de vitaminas hidrosolubles sintetizadas por la flora intestinal). Finalmente, el alimento indigestible se excreta en forma de heces.  
  

2.- La digestión de los carbohidratos.  

En el intestino delgado de los monogástricos se produce una hidrólisis enzimática del almidón por la amilasa pancreática y las disacaridasas intestinales (maltasa, sacarasa y lactasa), produciéndose en primer lugar moléculas de dextrina (son cadenas cortas de glucosa) y posteriormente moléculas de glucosa que se absorben. También se produce y absorbe fructosa y galactosa procedentes de la sacarosa y de la lactosa, respectivamente. Cualquier circunstancia que reduzca la hidrólisis de los carbohidratos no estructurales (p.e. deficiencia enzimática) provoca que estos carbohidratos pasen al intestino, donde son fermentados por la flora intestinal produciendo ácidos grasos volátiles que incrementan la osmolaridad y pueden dar lugar a la aparición de diarreas osmóticas.  
  

DIGESTION DEL ALMIDON
  
En el ciego de los monogástricos herbívoros tiene lugar una fermentación microbiana de los carbohidratos estructurales, produciéndose y absorbiéndose ácidos grasos volátiles y vitaminas hidrosolubles de forma similar a las fermentaciones ruminales; estas fermentaciones intestinales de los carbohidratos estructurales son poco importantes en los monogástricos no herbívoros. Se estima que, como media, en el intestino grueso fermenta el 100% de las pectinas ingeridas, el 25-50% de la hemicelulosa ingerida, y prácticamente nada de la FAD (celulosa + lignina) ingerida.  
  

3.- La digestión de las proteínas.  

Las proteínas están formadas por aminoácidos unidos por el grupo amino y el grupo ácido. La proteína del alimento es hidrolizada hasta aminoácidos por la acción de varias proteasas que actúan en el estómago (pepsina) y en el intestino delgado (tripsina, quimotripsina y carboxipeptidasa pancreáticas, y aminopeptidasa y dipeptidasa del jugo entérico). La renina del jugo gástrico de los animales lactantes hidroliza la caseína de la leche. Los aminoácidos liberados son absorbidos en el duodeno.  
    

DIGESTION DE LAS PROTEINAS 

  |                                       COOH  
 C=O                                  |  
  |                                       CH-R1  
 CH-R1                              |  
  |                                       NH2  
 NH  
  |                        ®              +  
 C=O  
  |                                      COOH  
 CH-R2                             |  
  |                                     CH-R2  
 NH                                  |  
  |                                     NH2

  
Cualquier circunstancia que reduzca la hidrólisis de las proteínas (p.e. deficiencia enzimática, alto pH gástrico, factores antinutritivos, etc) provoca que estas proteínas pasen al intestino, donde son fermentadas por la flora intestinal liberándose el grupo amino, que aumenta el pH intestinal favoreciendo el desarrollo de E. coli y Clostridios; estos patógenos producen toxinas que dan lugar a enteritis y diarreas, e incluso pueden pasar a la sangre provocando trastornos en el animal. En condiciones normales se estima que en el intestino grueso fermenta alrededor del 15-20% de la proteína no absorbida en el intestino delgado (equivalente a un 2.5-7.5% de la proteína ingerida, dependiendo del tipo de ración y de la especie animal); en el intestino grueso no se absorben aminoácidos, sino grupos amino que posteriormente son metabolizados a urea en el hígado, que es excretada en la orina.  
  

4.- La digestión de las grasas.  

Los triglicéridos están formados por una molécula de glicerina (o glicerol) unida a tres moléculas de ácidos grasos.  
    

DIGESTION DE LOS TRIGLICERIDOS 

CH2-OOC-R1          CH2OH      R1-COOH  
 |                                |  
CH-OOC-R2     ®  CHOH  +    R2-COOH  
 |                                |  
CH2-OOC-R3         CH2OH       R3-COOH

  
La grasa del alimento es hidrolizada en el intestino delgado a ácidos grasos y glicerina por la acción conjunta de las sales biliares (son derivados del ácido cólico que emulsionan y saponifican las grasas) y de la lipasa pancreática. En la pared del duodeno y en las células adiposas se produce una neoformación de triglicéridos a partir de la glicerina, de los ácidos grasos y de los monoglicéridos absorbidos.  

La grasa no absorbida en el intestino delgado es excretada en las heces, produciéndo heces grasientas que dificultan la limpieza de las instalaciones.  
  

5.- La digestión de otros nutrientes.  

El agua no requiere digestión. Además del agua ingerida, existe una gran secreción de agua en los jugos digestivos, que posteriormente es absorbida en el estómago, duodeno e intestino grueso.  

Los minerales y las vitaminas están combinados con las proteínas, carbohidratos ó grasas, liberándose por la acción del jugo gástrico y absorbiéndose, en forma soluble, en el estómago, duodeno, e intestino grueso.  
  

6.- La digestibilidad aparente y verdadera.  

La mayor parte de los nutrientes contenidos en los alimentos ingeridos son absorbidos en el aparato digestivo, y una pequeña parte es excretada en las heces: se denomina nutriente aparentemente digerido a la diferencia entre la cantidad ingerida de nutriente y la cantidad de ese nutriente que aparece en las heces. La digestibilidad aparente del nutriente se define como la relación entre la cantidad de nutriente digerida y la ingerida, multiplicado por 100:  Da = 100 x digerido/ingerido = 100 x (ingerido - heces)/ingerido  

Sin embargo, aunque la mayor parte de los nutrientes que aparecen en las heces proceden del alimento, en las heces también aparecen nutrientes que proceden de secreciones orgánicas al tubo digestivo, de descamaciones de la mucosa, y de microorganismos de la flora intestinal; esta parte de las heces se conoce con el nombre de excreción endógena. Esto es particularmente cierto para el caso de aminoácidos (que pueden proceder por ejemplo de enzimas digestivos) y de minerales (ya que el organismo excreta algunos minerales vía digestiva, p.e. hierro en una destrucción masiva de glóbulos rojos). Así pues, una parte de los nutrientes presentes en las heces no procede del alimento.  
    

EJEMPLO DE EXCRECION ENDOGENA DE PROTEINA 

La excreción diaria de proteína endógena de los cerdos de 60 kg es de unos 140 g:  
     80 g en jugo intestinal  
     20 g en jugo pancreático  
     15 g en bilis  
     15 g en saliva y jugo gástrico  
     10 g en células descamadas  
El destino de esta proteína endógena es:  
   - el 80% se reabsorbe a nivel ileal  
   - el 5% fermenta en el intestino grueso  
   - el 15% se excreta en heces

  
Cuando mediante alguna técnica se estima la parte de nutriente en las heces que realmente procede del alimento, la digestibilidad calculada se denomina digestibilidad verdadera ó real. La digestibilidad verdadera es un 5-10% mayor que la digestibilidad aparente. No obstante, salvo que se indique expresamente lo contrario, la digestibilidad utilizada habitualmente es la aparente (aunque se debe tomar con cierta reserva en el caso de aminoácidos y minerales).  
    
DIGESTIBILIDAD APARENTE Y VERDADERA 

Un cerdo ingiere diariamente 20 g de lisina y en heces aparecen 3 g de lisina. Mediante una cierta técnica se determina que la excreción endógena diaria es de 1 g de lisina:  
Digestibilidad aparente de la lisina:  (20 - 3)/20 = 85%  
Digestibilidad verdadera de la lisina: (20 - (3-1))/20 = 90%

  
En el caso de los animales monogástricos, la cantidad de nutrientes digestibles coincide con la cantidad de nutrientes absorbidos en el aparato digestivo; no obstante, en el caso de los rumiantes y monogástricos herbívoros se producen cantidades más ó menos importantes de metano que es expulsado (no absorbido) y que no aparece en heces.  

Debido a que las aves excretan conjuntamente las heces y la orina a través de la cloaca, en la alimentación de las aves no se emplea el concepto de digestibilidad, sino el de metabolicidad, como se estudiará más adelante.  
  

a)  Los métodos para determinar la excreción endógena.  

La determinación de la digestibilidad verdadera exige estimar la excreción endógena de nutrientes; los principales métodos utilizados para estimar la excreción endógena son: 
     - el método de la ingestión nula de nutriente: este método consiste en suministrar a los animales una ración experimental exenta del nutriente para el que interesa estudiar su excreción endógena; debido a que la ingestión de este nutriente es nula, la cantidad de nutriente que aparece en heces representa la excreción endógena. Una variante del método consiste en utilizar animales en ayunas, por lo que las heces producidas por estos animales son una estimación de las excreciones endógenas; esta variante se utiliza a veces para calcular la metabolicidad de los alimentos para aves.  
     - el método de varios niveles de ingestión: este método se basa en la suposición de que tanto las excreciones endógenas como la digestibilidad de los nutrientes son constantes y no dependen de la cantidad ingerida. Por lo tanto, al utilizar dos ó más raciones con diferentes niveles de nutriente, se puede estimar por regresión la excreción endógena.  
  

b) Los métodos para determinar la digestibilidad aparente.  

La digestibilidad aparente se determina comparando la cantidad ingerida con la cantidad excretada del nutriente a estudiar. Los principales métodos para determinar la digestibilidad de los nutrientes son: 
     -  el método directo: este método se utiliza para determinar la digestibilidad de los nutrientes de una ración completa, pero en general no sirve para determinar la digestibilidad de cada materia prima en particular. Los animales se colocan en jaulas de digestibilidad para determinar exactamente la cantidad de alimento que ingieren y la cantidad de heces que excretan. 
     - el método de sustitución: se utiliza para determinar la digestibilidad de los nutrientes de una materia prima concreta, ya que normalmente no es posible calcular por el método directo la digestibilidad de los nutrientes de una determinada materia prima, porque no suele ser fisiológicamente correcto suministrar una única materia prima a los animales. El método de sustitución consiste en sustituir parte de una ración, de digestibilidad conocida, por la materia prima a valorar. 
     - el método de los marcadores indigestibles: cuando no es posible controlar exactamente la cantidad ingerida de alimento ó la cantidad producida de heces, la digestibilidad se puede estimar utilizando marcadores indigestibles; por otra parte, la utilización de marcadores es un método más rápido, fácil y barato que los métodos de recogida total de heces. Los marcadores se utilizan sobre todo con animales en pastoreo, pero también se pueden utilizar con monogástricos. Los marcadores pueden ser internos, esto es, sustancias indigestibles contenidas en los alimentos (p.e. las cenizas del alimento insolubles en ácido clorhídrico, la LAD, el nitrógeno ligado a la FAD, alcanos internos, etc), ó pueden ser externos (p.e. sexquióxido de crómo, dióxido de titanio, acetato de yterbio, Co-EDTA, alcanos externos, etc). El método consiste en recoger una pequeña muestra de las heces producidas; la relación entre la cantidad total de nutriente excretado y la cantidad de nutriente en la muestra de heces es igual a la relación entre la cantidad total de marcador excretado (que por ser indigestible coincide con la cantidad ingerida) y la cantidad de marcador en la muestra de heces que se recoge. En todo caso, se supone que el marcador se distribuye uniformemente tanto en el alimento como en las heces.  
  

 
Jaulas de digestibilidad para determinar con precisión la cantidad ingerida y excretada
 
 
c) Otros métodos para determinar la digestibilidad de los nutrientes.  

Además de los métodos tradicionales para determinar la digestibilidad comparando la cantidad ingerida con la excretada en heces, existen otros métodos que se utilizan cada vez más para determinar la digestibilidad de los nutrientes: 
     - la digestibilidad ileal: este método relaciona la cantidad de nutriente ingerido con la cantidad que aún no se ha absorbido al final del intestino delgado, y por tanto se supone que va a ser excretada en heces; la digestibilidad ileal es una buena estimación de la cantidad de aminoácidos absorbidos, ya que descarta los grupos aminos absorbidos a nivel del intestino grueso. Aunque la digestibilidad ileal se utiliza sobre todo en cerdos, su utilización se está extendiendo a otras especies de monogástricos (p.e. en conejos). Existen varias técnicas para determinar la digestibilidad ileal de los nutrientes, siendo las más utilizadas:  
                        - realización de una anastomosis ileo-rectal  
                        - recogida de una muestra del contenido del residuo ileal (combinado con la utilización de marcadores indigestibles), mediante la implantación de una cánula en el ileon.  
  

 
Esquema de cánulas ileales y de anastomosis ileo-rectal
 
     - la digestibilidad in vitro: los métodos in vitro pretenden simular la digestión de los alimentos en el estómago y duodeno de los monogástricos. Las ventajas de los métodos in vitro son su rapidez y su bajo coste; no obstante, los resultados obtenidos in vitro deben tomarse con cierta precaución. Básicamente los métodos in vitro consisten en colocar el alimento en un recipiente, añadirle una solución clorhídrica de pepsina (que simula el jugo gástrico) y se incuba en anaerobiosis a 40 ºC durante 45 minutos; posteriormente se añade una solución básica de pancreatina (que simula el jugo intestinal) y se incuba durante 2 horas. La cantidad de nutriente que se solubiliza durante la incubación es una estimación de la digestibilidad.  
 
 
Determinación de la digestibilidad in vitro
    
     - la digestibilidad in vitro "PANCOSMA": este método pretende reproducir in vitro las condiciones fisiológicas del aparato digestivo de los monogástricos. Mediante una serie secuenciada de reacciones químicas, este método simula la digestión de los alimentos, consiguiendo una mayor precisión en la determinación de la digestibilidad in vitro. 
 
Determinación de la digestibilidad en un simulador del aparato digestivo
 

7.- Los factores que determinan la digestibilidad de los nutrientes.  

En general, la digestibilidad de los carbohidratos no estructurales y del extracto etéreo es del 90-95%, y la de la proteína bruta es del 80-85%, mientras que la digestibilidad de la fibra en el intestino grueso, salvo en el caso de monogástricos herbívoros, es inferior al 10%.  

Sin embargo, la digestibilidad de los nutrientes puede variar dependiendo de la edad de los animales, de las interacciones entre nutrientes y de los tratamientos físicos a que ha sido sometido el alimento: 
     - proteínas: el calor ligero (por ejemplo, la granulación a 60-80 ºC) mejora la digestibilidad de las proteínas, ya que modifica su estructura terciaria (desnaturalización). Por otra parte, los factores antitrípsicos de la soja mal procesada ó los taninos de habas y sorgo reducen la digestibilidad de las proteínas. 
     - almidón: la secreción de amilasa es escasa en los animales lactantes, carnívoros y peces, por lo que el almidón de los cereales no es bien digerido por estos animales; sin embargo, el calor ligero gelatiniza el almidón, mejorándose ligeramente su digestión en estos animales. El resto de monogástricos digieren sin dificultad el almidón crudo.  
     - lactosa: en algunos tipos de pienso se incluye leche desnatada y suero lácteo que contienen mucha lactosa. La secreción de lactasa disminuye con la edad; por otra parte, las aves no segregan lactasa. Por este motivo, los subproductos lácteos no son bien digeridos por las aves ni, en general, por los mamíferos adultos.  
    - fibra: los carbohidratos estructurales (celulosa, ß-glucanos, pentosanos, etc), además de ser poco o nada digeridos en el aparato digestivo de los monogástricos, interfieren la digestión del resto de nutrientes de la ración.  
     - grasas: los ácidos grasos de cadena corta y los insaturados son líquidos y se digieren mejor que los ácidos grasos saturados de cadena larga (son sólidos). La secreción de bilis es escasa en animales jóvenes, por lo que los ácidos grasos saturados de cadena larga (p.e. el sebo de rumiantes) no se emulsionan bien, y por lo tanto se digieren mal. Por otra parte, la grasa reduce la velocidad con que el alimento transita por el aparato digestivo, aumentando el tiempo de permanencia de la ración en el intestino, lo que mejora la digestibilidad y absorción del resto de nutrientes de la ración (es lo que se conoce con el nombre de efecto extracalórico de la grasa). Finalmente, las grasas enranciadas son mal digeridas, excretándose en las heces.  
     - minerales: los fitatos de los productos vegetales, además de ser prácticamente indigestibles, interfieren con la digestión de otros minerales como calcio, magnesio y algunos oligoelementos; también los oxalatos interfieren la absorción de minerales, en particular de calcio. Finalmente, existen numerosas interacciones en la absorción de minerales, por ejemplo los niveles elevados de calcio en el intestino reducen la absorción de fósforo y zinc, el potasio reduce la absorción de magnesio, el molibdeno reduce la absorción de cobre, la vitamina D favorece la absorción de calcio y fósforo, etc.  
 

Esquema de la desnaturalización de las proteínas y de la gelatinización del almidón
 
Existen, además de los anteriores, otros factores tecnológicos y de manejo que también pueden afectar la digestibilidad de los nutrientes de la ración:  
     - la molienda de los granos mejora su digestibilidad al aumentar la superficie para el ataque enzimático.  
     - también se mejora la digestibilidad de los nutrientes mediante la utilización de ciertos aditivos, como preparaciones enzimáticas, acidificantes y emulsionantes; la utilización e interés de estos aditivos se estudiará más adelante.  
     - por otra parte, aunque el calor ligero mejora la digestibilidad del almidón y las proteínas, los tratamientos térmicos mal aplicados (altas temperaturas durante tiempos prolongados) provocan la formación de enlaces indigestibles entre aminoácidos ó entre aminoácidos y azúcares (reacción de Maillard), lo que reduce su digestibilidad.  
     - un cambio brusco de ración puede causar diarreas, sobre todo en animales jóvenes (debido a la falta de adaptación de las glándulas digestivas) y en monogástricos herbívoros (debido a la falta de adaptación de la flora intestinal).  
     - finalmente, aunque en el caso de los rumiantes la digestibilidad depende en mayor ó menor medida de la cantidad de alimento ingerida, en el caso de los monogástricos, la cantidad ingerida prácticamente no afecta a la digestibilidad de los alimentos.  
 
 
  
                       Molido                                   Granulado                          Extrusionado
Piensos compuestos sometidos a diferentes tratamientos tecnológicos


 
 

          AUTOEVALUACION
En la clínica en la que usted trabaja aparece un caso de un perro de raza pastor alemán con insuficiencia pancreática. Usted puede intuir las consecuencias de esta insuficiencia sobre la digestión del alimento. También sabe las consecuencias digestivas de una insuficiencia hepática.  
  

Está usted trabajando en la Administración de su Comunidad autónoma y se le encarga realizar un estudio sobre el impacto ambiental de los residuos ganaderos. Uno de los aspectos a tratar es la cantidad de fósforo en la excreta de las gallinas ponedoras. Para comenzar el estudio usted consulta la bibliografía disponible y visita algunas fábricas de pienso, de donde obtiene la siguiente información: 
   - la cantidad de pienso consumido anualmente por las ponedoras de la Comunidad autónoma es de unas 80.000 t.  
    - los piensos de ponedoras contienen de media un 1.0% de fósforo  
    - a los piensos de ponedoras se les incorpora alrededor del 1.2% de fosfato bicálcico (que contiene un 18% de fósforo)  
    - la digestibilidad real media del fósforo mineral: 65%  
    - la digestibilidad real media del fósforo en los piensos de ponedoras: 35%  
    - la digestibilidad aparente media del fósforo en los piensos de ponedoras: 30%  
a) ¿Es razonable que la digestibilidad real sea mayor que la aparente?  
b) ¿Que cantidad de fósforo ingieren anualmente las ponedoras? ¿Que porcentaje es de origen vegetal y que porcentaje es de origen mineral?   R: 800 t, 21.6% mineral y 78.4% vegetal 
c) ¿Que cantidad de fósforo se excreta anualmente en las heces de las ponedoras?     R: 560 t  
d) ¿Que cantidad de este fósforo excretado procede directamente del alimento, y que parte es de origen endógeno?     R: 520 t y 40 t  
e) ¿Es posible reducir la cantidad de fósforo endógeno excretado?  
f) Del fósforo excretado de origen alimentario, ¿que porcentaje procede de materias primas vegetales y que porcentaje procede de fosfatos minerales?  R: 88.4% vegetal y 11.6% mineral 
g) ¿Cual es la biodisponibilidad media del fósforo que contienen las materias primas vegetales?     R: 26.7%  
h) ¿Que cantidad de fósforo se absorbe en el aparato digestivo? ¿Que porcentaje procede de materias primas vegetales y que porcentaje procede del fosfato bicálcico?   R: 280 t, 60% vegetal y 40% mineral 
i) Usted sabe por qué la inclusión de fitasas mejora la digestibilidad del fósforo de origen vegetal, pero no la digestibilidad del fósforo de origen animal (p.e. harina de pescado) ni del fósforo aportado por los fosfatos minerales.  
j) Aceptando que la inclusión de fitasas en el pienso permite conseguir una biodisponiblidad del fósforo vegetal del 40%, ¿cual sería el beneficio medioambiental y el ahorro de fosfatos al incluir fitasas en los piensos de ponedoras de su Comunidad autónoma?     R: se ahorran 711 t anuales de fosfatos y se excretan 128 t menos de fósforo en heces  
  

En una revista de divulgación aparece un artículo que discute las posibilidades de inclusión de pulpa de cítricos en los piensos de conejos. Los autores del artículo han determinado las digestibilidades de los distintos nutrientes, e indican que las han calculado utilizando óxido crómico como marcador. Usted conoce el fundamento de la utilización de los marcadores indigestibles.  
 

La determinación de la digestibilidad ileal presenta ciertas ventajas para determinar la cantidad de nutrientes absorbidos. Usted sabe por qué se utilizan marcadores indigestibles cuando se recoge una muestra del residuo para determinar la digestibilidad ileal.  
  

En un curso de formación de ganaderos surge la cuestión de los métodos in vitro para determinar la digestibilidad de los alimentos. Usted les comenta las ventajas de estos métodos, y les explica con detalle las diferencias entre las soluciones empleadas (de pepsina y de pancratina) y los jugos digestivos.   
  

En una explotación de vacuno de leche ha aparecido un brote de hipomagnesemia. Usted acude a la explotación y el ganadero le comenta, entre otras cosas, que ha abonado recientemente los pastos con potasio. ¿Es posible establecer alguna relación entre ambos hechos?  
  

La mayoría de los casos de diarreas de conejos aparecen en los cambios de pienso. ¿Es posible afirmar que un nuevo pienso que da lugar a diarreas es de peor calidad nutritiva que el sustituido? ¿Como se puede reducir la incidencia de diarreas en los cambios de pienso?  
  

Está usted explicando a un grupo de ganaderos el efecto de la granulación (tratamiento térmico) sobre la calidad nutritiva del pienso, y se centra en su efecto sobre la digestibilidad de los diferentes nutrientes.  
  

Para determinar el valor nutritivo de un pienso granulado de cerdos en crecimiento se realiza una prueba de digestibilidad. La ingestión media diaria de un pienso con un 5% de humedad, 4% de cenizas, 15% de proteína, 5% de grasa y 3% de fibra fue de 2 kg de MS. La producción media diaria de heces fue de 600 g con un 65% de humedad, 5% de cenizas, 1.25% de nitrógeno, 1% de grasa y 10% de fibra. Además de determinar la digestibilidad de la MS, MO, PB, EE, ELN y FB, usted puede estimar la energía digestible y la digestibilidad de la energía que aporta el pienso.  
R:     DMS = 89.5%, DMO = 90.6%, DPB = 84.8%, DEE = 94.3%, DFB = 4.8%, DELN = 95.4%  
        Eingerida = 37.7 MJ EB, Eheces = 3.6 MJ EB  
        ED = 17.1 MJ/kg MS, DE = 90.5%  
  

Usted no tiene dificultades para comentar la veracidad ó no de las siguientes afirmaciones:  
- es conveniente incluir acidificantes en los piensos de destete  
- la bilis es producida por el hígado e hidroliza los triglicéridos  
- la síntesis de lactasa es escasa en los animales adultos  
- la lipasa es producida por el páncreas y actúa en el intestino delgado  
- la tripsina y pepsina son enzimas gástricas que hidrolizan péptidos a aminoácidos  
- el alimento no digerido puede fermentar en el intestino grueso y provocar diarreas  
- los monogástricos herbívoros fermentan los carbohidratos estructurales en el intestino grueso y absorben ácidos grasos volátiles  
- la composición de los triglicéridos almacenados en el tejido adiposo es la misma que la de los triglicéridos ingeridos  
- todos los minerales de la ración son solubilizados y absorbidos durante la digestión  
- la calidad nutritiva del sebo y de las oleínas es similar  
- los conceptos digerido y absorbido son similares 
- la digestibilidad real siempre es mayor que la aparente  
- un cerdo que ingiere diariamente 2.5 kg de pienso con un 15% de proteína con una digestibilidad del 95% absorbe 355 g diarios de proteína  
- la digestibilidad verdadera siempre es mayor que la aparente  
- los marcadores indigestibles pueden utilizarse para determinar la excreción endógena  
- la digestibilidad verdadera se puede determinar utilizando varios niveles de ingestión  
- los tratamientos térmicos mejoran la digestibilidad de los alimentos  
- es recomendable incluir suero de quesería (contiene lactosa) en los piensos de los pollos  
- la digestibilidad de los minerales es prácticamente constante  
- la digestibilidad de los nutrientes se puede determinar mediante métodos más rápidos y baratos que las pruebas in vivo  
- la digestibilidad verdadera de los carbohidratos coincide con la digestibilidad aparente 
- el efecto extracalórico de la grasa está relacionado con la digestibilidad de los nutrientes