SISTEMA ENDOCRINO

     TIROIDES

     La glándula tiroides en reptiles es similar a la descrita en otros vertebrados. Se compone de numerosos folículos tiroideos tapizados por un epitelio simple cúbico y llenos de un material eosinófilo denominado coloide. Las alteraciones metabólicas originan cambios en la altura y en las características citológicas del epitelio folicular.


Folículos tiroideos. Caretta caretta. 20x

     En la mayoría de reptiles, especialmente aquellos de zonas cálidas, el tiroides presenta una actividad cíclica relacionada con los cambios estacionales. La glándula es menos activa durante la hibernación y el epitelio cúbico tiende a ser cilíndrico, o se aplana y se vuelve escamoso. Entre el estroma conectivo interfolicular es posible observar células parafoliculares con las características típicas de células secretoras de polipéptidos.


Folículos tiroideos. Testudo graeca. 20x

    PARATIROIDES

     Los reptiles tienen uno o dos pares de glándulas paratiroides. Las glándulas se localizan cercanas a los grandes vasos y/o base del corazón o a lo largo de las carótidas o venas yugulares. A diferencia de lo observado en mamíferos, en reptiles consta de un único tipo celular que se corresponde con las células principales de los mamíferos. Sin embargo, al menos dos especies de saurios poseen tres tipos celulares (Tiliqua occipitalis y Trachydosaurus rugosus) (Rogers, 1963). En quelónidos  las glándulas pueden estar embebidas en el timo. 


Paratiroides. Python molurus. 20x

       Generalmente las células del paratiroides están ordenadas en cordones o fascículos, pero ocasionalmente pueden estructurarse en formaciones semejantes a folículos. Las células principales son típicamente epiteliales y contienen nucleos redondos u ovoides y citoplasma finamente granular. En algunas ocasiones se forman unos espacios claros denominados “wasserholen”.

    ADRENALES

     Las glándulas adrenales de los reptiles presentan características diferenciadoras de las descritas en mamíferos. Se distinguen dos tipos celulares. Las células oscuras cúbicas o poliédricas cromafines se sitúan periféricamente (corteza) a diferencia de lo descrito en mamíferos. Estas células son responsables de la secreción de productos neuroactivos.  El segundo tipo celular, de citoplasma débilmente basófilo, se localiza centralmente  (médula) y secreta  glucocorticoides. Generalmente estas células no se disponen en zonas claramente separadas, aunque en alguna especie sí.  


Glándula adrenal. Python molurus. 20x


Glándula adrenal. Dermochelys coriacea. 10x     

      No obstante, la estructura histológica de la glándula difiere según la especie de reptil.  En tortugas marinas se asemeja más a la estructura observada en vertebrados superiores.

    HIPÓFISIS

     La estructura histológica de la hipófisis en reptiles es similar a la descrita en vertebrados superiores. Se distinguen la neurohipófisis (pars nervosa), y la adenohipófisis (pars intermedia, pars distalis y pars tuberalis). La eminencia media se compone de una capa de células ependimales, una capa compuesta por pituicitos preferentemente pero también con un número de fibras neurosecretoras, y una capa más gruesa que las dos anteriores formadas por  fibras neurosecretoras verticales así como extensiones desde los polos basales  de las células ependimales y por algunos pituicitos. Por encima hay una masa de tejido conectivo rica en capilares.
     La pars nervosa se parece a la estructura anterior, excepto en serpientes. En serpientes, las células del epéndimo  están presentes sólo en el extremo craneal del lóbulo neural, el cual se compone fibras neurosecretoras y ocasionales pituicitos.
     El lóbulo distal contiene cordones de células epiteliales secretoras cromófilas en su periferia, y células cromófobas  más cercanas al centro. Entre los cordones existe tejido conectivo bien vascularizado con senos vasculares.
     La estructura de la pars tuberalis varía según el reptil. En quelónidos es continua con la cara anterior de la pars distalis y consta de numerosas células pequeñas cromófobas y menos células ovoides llenas de gránulos citoplasmáticos PAS positivos. En crocodilianos consta de pequeños  grupos de células que forman estructuras semejantes a folículos a lo largo de la superficie ventral del receso infundibular. La pars tuberalis es vestigial o ausente en serpientes y saurios (Saint Girons, 1970).

    CUERPOS POSTBRANQUIALES

     Son estructuras semejantes a pequeñas glándulas situadas cerca del timo y/o glándulas paratiroides, y adyacentes a las arterias carótidas. Embriológicamente son derivados de las bolsas faríngeas. Normalmente están en número de dos, pero su número puede variar. Están rodeados por una cápsula fina de tejido conectivo y constan de cordones de células pequeñas epiteliales secretoras con núcleos grandes. Se piensa que secretan calcitonina. Responden a la administración de TSH de la misma manera que el tiroides (Lynn, 1970). Histológicamente las células  de los cuerpos postbranquiales se asemejan a las células principales del paratiroides de los mamíferos.

    GLÁNDULA PINEAL

     Es una glándula cubierta por una fina cápsula como una extensión de la piamadre. La cápsula forma septos que penetran en la glándula. El parénquima consta de cordones de células separadas por tejido conectivo fibrovascular con pequeños capilares. En reptiles sólo se ha demostrado la presencia de pinealocitos. 
La glándula pineal se mantiene durante toda la vida del reptil.